Buscar este blog

sábado, 26 de noviembre de 2016

"Assur" de Francisco Narla

Año del Señor 968. Atraídos por las riquezas de los reinos cristianos de la península ibérica, una flota de terribles guerreros nórdicos amenaza la floreciente Compostela, baluarte dela Iglesia y la corona. A su paso solo queda desolación. Y a medida que remontan los ríos con sus rápidos drekar, buscando su presa, tras ellos dejan aldeas devastadas y cenizas humeantes. Como Outeiro, el pequeño pueblo en el que vive Assur, un muchacho al que, después de la trágica muerte de sus padres, no le queda otra opción que refugiarse en la esperanza de reencontrar a sus hermanos, capturados por los terribles invasores.

Gutier de León, infanzón del conde Gonzalo Sánchez, se cruza en el camino del joven y lo acoge bajo su tutela. Así conoce a Jesse ben Benjamín, un bondadoso médico judío, y a Weland, un mercenario normando al servicio de los cristianos. Junto a ellos, Assur aprende todo lo necesario para encarar su destino: adquiere conocimientos de la ciencia de su tiempo y se adentra en el arte de la guerra. Sin embargo, cuando intenta rescatar a su hermano, en la gran batalla que se libra en el estrecho de Adóbrica contra los invasores norteños, es apresado y arrastrado hasta las heladas tierras de sus enemigos, donde tendrá que hacer uso de toda su voluntad y coraje para conseguir escapar.

Como esclavo fugado, Assur sobrevivirá convertido en ballenero, y la fortuna lo esquivará hasta que, como recompensa a una increíble hazaña, consigue enrolarse a bordo del navío que capitanea el renombrado Leif Eiriksson, hijo del fundador de las colonias de Groenland. Junto a él, Assur viajará hasta Vinland, la desconocida tierra de poniente, y habrá de sobrevivir a los más inesperados peligros. Assur será traicionado, sufrirá los más crudos inviernos, luchará por el amor de una mujer, se enfrentará a enemigos desconocidos, y buscará incansablemente a sus hermanos desaparecidos, pero, por encima de todo, mantendrá viva una única esperanza: el regreso.

Una épica y vibrante novela que narra, a través de un personaje inolvidable, los inéditos ataques normandos a la península ibérica en los tiempos dela Reconquista.


Cuando cogí el libro y vi el número de páginas que tiene (960 páginas, que se dice pronto), me temí lo peor: que el autor se perdiera en descripciones eternas y aburridas. Pero nada más empezar empecé a ver que ese no iba a ser el caso. La historia de Assur te atrapa desde el primer momento y la lectura resulta amena, las descripciones son las necesarias, y la historia y sus personajes te seducen de una manera increíble.

La historia empieza con un jovencito Assur, apenas un niño que se acerca a su adolescencia, que ve como los normandos (a los que ahora llamamos vikingos) asolan su casa  y matan a casi toda su familia, excepto dos de sus hermanos que desaparecen sin dejar rastro. Assur es entonces acogido por un infanzón al servicio del conde Gonzalo Sánchez, en una Hispania dividida, con unos nobles más preocupados de pelearse entre sí por la corona que en proteger sus tierras de la invasión de los nórdicos.

Comienza así una verdadera odisea para Assur, quien tras ser adiestrado por Gutier, es capturado por los normandos. Con él viviremos en un poblado vikingo, viajaremos a Groenlandia y descubriremos nuevas tierras, en un viaje que años más tarde repetiría algo más al sur cierto marino de nombre Colón.

En resumen, el libro me ha encantado. Prácticamente lo he devorado, y no me ha aburrido en ninguna de sus 960 páginas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario