Buscar este blog

sábado, 14 de abril de 2018

"Maus" de Art Spiegelman

La radicalidad narrativa de esta obra marca un antes y un después en el universo de la novela gráfica.

Maus es la biografía de Vladek Spiegelman, un judío polaco superviviente de los campos de exterminio nazis, contada a través de su hijo Art, un dibujante de cómics que quiere dejar memoria de la aterradora persecución que sufrieron millones de personas en la Europa sometida por Hitler y de las consecuencias de este sufrimiento en la vida cotidiana de las generaciones posteriores. Apartándose de las formas de literatura creadas hasta la publicación de Maus, Art Spiegelman se aproxima al tema del Holocausto de un modo absolutamente renovador, y para ello relata la experiencia de su propia familia en forma de memoria gráfica, utilizando todos los recursos estilísticos y narrativos tradicionales de este género y, a la vez, inventando otros nuevos. La radicalidad narrativa de esta obra marcó un antes y un después en el universo de la novela gráfica, y por ello Maus obtuvo el primer y único premio Pulitzer otorgado a un cómic.

Se publicó inicialmente en dos partes: 'Mi padre sangra historia (My Father Bleeds History, 1986)i e 'Y allí empezaron mis problemas (And Here My Troubles Began, 1991)', integrándose finalmente en un único volumen.

Muchas personas por las redes sociales han recomendado esta novela gráfica, pero sólo este año me he atrevido a comprarme un ejemplar. Y me he arrepentido.... de no haberlo hecho antes.

La historia en sí nos suena a todos, lamentablemente es un hecho real. Pero la forma de contarlo es realmente especial. Y no sólo porque sea en forma de viñetas, con dibujos metafóricos protagonizados por ratones, gatos y demás fauna. No, es especial porque nos ofrece dos perspectivas de la historia: la de Vladek, contando el horror que sufrieron, y la de Art, su hijo, que nos cuenta cómo afectó a su vida, a su forma de ser y de relacionarse.

Desde que he empezado con el libro no he podido dejarlo, y a pesar del miedo que tenía a no implicarme en la historia por ser dibujos, este miedo ha resultado ser infundado. Art consigue hacernos sentir parte de la historia: sufrimos con Vladek mientras sufre la barbarie nazi, y nos agobiamos con Art cuando discute con su padre por unos cereales viejos que este no quiere tirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario