Buscar este blog

domingo, 15 de julio de 2018

"Tiroteo" de Raúl Garbantes

Una mañana, el pequeño y tranquilo pueblo de Seward despierta con la noticia de un trágico suceso. La familia Powell ha sido notificada que su hijo Mason murió en un tiroteo con la policía. Sin embargo, no les permiten recoger el cadáver, ni entrar en la zona del incidente.
Annie Peterson es una novel reportera cuyo sueño es convertirse en una periodista estrella reconocida en todo el país. Aunque, desde el inicio, su camino ha estado lleno de obstáculos y decisiones difíciles.
Aquel intrigante incidente es la oportunidad que Annie estaba esperando y hará todo lo posible para resolver el misterio antes que el resto. En el proceso de su investigación encontrará mucho más peligros de los que sospecha. Puede que Seward no sea un pueblo tan tranquilo como algunos pretenden hacerle creer.

La trama de esta novela gira ante la muerte, en un pequeño pueblo, de un joven a manos de un policía. Si ya de por sí esto resulta duro, lo es más cuando el cuerpo de policía se encierra sobre sí mismo sin dar ninguna explicación sobre el hecho, y se niega a entregar el cuerpo a la familia. Si añadimos el sempiterno enfrentamiento entre los defensores y detractores del derecho a llevar armas, ya tenemos un buen caldo de cultivo para más violencia. Y en el centro de todo esto está Annie, una joven periodista, al principio de su carrera, que ve en este hecho el trampolín que necesita para llegar a la cumbre del éxito.

Así visto el tema es atractivo, la trama da para mucho, atrae al lector, por mucho que ya se haya visto. Pero para mi gusto se queda ahí, en un querer y no poder. Una trama que podría haberse desarrollado más se pierde en detalles sin importancia, en historias paralelas que no vienen a cuento, dejando la trama casi en un segundo plano, algo "light".

Tiene relativamente pocas páginas y creo que ahí está el problema: meter temas secundarios sin relación con el caso y a la vez intentar hacernos llegar la intriga del crimen en apenas 189 páginas. 

En definitiva, es un libro que se lee rápido. Pasada la primera adaptación lingüística (el autor es colombiano y yo española, por lo que aunque el idioma es el mismo, no así el modismo -¿se dice así?-), la lectura resulta ágil. Y aunque la intriga no se desarrolle al máximo (repito, para mi gusto), si os apetece una lectura ligera, que no sea las típicas románticas, esta puede ser una buena elección. 


"El diario de Ana Frank" de Anne Frank

Te imaginas estar encerrado durante tres años en un departamento, junto con otras siete personas, y temer ser descubierto en cada momento? Esto vivió Ana Frank, adolescente judía que sufrió la persecución durante los años mas terribles del nazismo en Holanda. Las experiencias y testimonio de esta niña de doce anos, recogidos en su DIARIO, fueron rescatados del Holocausto y dados a conocer al mundo, haciendo de esta obra un clásico que ha estremecido a la humanidad entera.


Un diario imprescindible de leer para entender cómo fue la vida de los judíos que vivían en la clandestinidad en un país dominado por los nazis, todo desde la perspectiva de una adolescente.

Un diario que no se centra en la experiencia brutal de la persecución a la que eran sometidos, sino que habla también de los problemas de convivencia, del enfrentamiento generacional entre jóvenes y adultos, entre madres e hijos, del despertar de la sexualidad de una joven en un ambiente que no propicia la intimidad.

El diario es realmente inspirador. Muestra la intensa vida interior de una niña, su crecimiento personal y sus deseos más íntimos. Y nos permite vislumbrar lo que pudo haber sido en el mundo literario de haber sobrevivido y seguido su vocación de escritora.

sábado, 30 de junio de 2018

"Paradero desconocido" de Kressmann Taylor

Publicado en 1938 y acogido como una obra maestra, ésta es la historia de dos amigos y socios, un alemán y un judío estadounidense, en los años previos a la gran contienda mundial. Visionaria, incisiva y con un final imprevisible, constituyó un acontecimiento literario y el más estremecedor mensaje de advertencia contra el nazismo.


Increíble como a través de apenas 82 páginas, en unas cuantas cartas, la autora puede transmitir la realidad de la Alemania nazi en un mundo que se niega a ver lo evidente.

El libro, escrito de forma epistolar, lo forman un conjunto de cartas que se intercambian dos amigos y socios: un judío americano (Max) y un gentil alemán (Martin). Lo que al principio es una amistad a prueba de bombas termina sucumbiendo a la "magia" del nazismo.

Sólo si nos atrevemos a leer entre líneas en las primeras cartas, vemos que la semilla del anti-semitismo está ahí plantada desde el principio y que era tierra fértil para la palabrería mesiánica de Hitler. La forma en que Max casi idolatra a Martin, honrado por su amistad; las palabras paternalistas de este último al primero, aconsejándole que se case con una buena mujer judía, bajita y regordeta. Palabras que en sí mismas no dicen nada malo de por sí, pero que dentro del contexto anti-semita se leen de distinta forma.

Por otro lado, este libro también muestra otro tipo de discriminación. Y es que el autor de este libro es una mujer, Katherine Kressmann Taylor, que tuvo que firmar Kressmann Taylor porque la editorial pensaba que el libro no tendría repercusión si se sabía que el autor era una mujer.

Un magnífico libro, que os recomiendo leer encarecidamente.

"Morir en primavera" de Ralf Rothmann

Rothmann rememora el final de la segunda guerra mundial, en febrero de 1945, cuando el ejército alemán está a punto de sucumbir ante la ofensiva aliada. Los estragos de la guerra son visibles en todo el país. Walter y Friedrich, dos amigos de diecisiete años que trabajan en una vaquería, creen que nunca serán llamados a filas y trazan planes para el futuro. Sin embargo, acabarán siendo reclutados por las tropas nazis y asistirán al caos provocado por la desbandada del ejército alemán.
Aclamada como una de las obras más importantes de la ficción contemporánea alemana, Morir en primavera es una emocionante novela en la que la inocencia y la culpa, la libertad y el destino, la amistad y el deber, son conjurados en un estilo limpio y contenido.

En esta novela vemos a través de los ojos de un joven de 17 años los últimos meses del régimen nazi antes de ser definitivamente derrotado por los aliados.

Walter es un joven de 17 años que se ha librado hasta ahora de ser reclutado. Pero al acudir a una fiesta, todas sus expectativas de futuro son truncadas al ser reclutado a la fuerza para unirse a una unidad de combate de las SS.

A través de sus ojos vemos la desesperadamente lenta derrota del ejército alemán donde los soldados de a pie saben perfectamente que están siendo derrotados, que no hay vuelta de tuerca, mientras que los mandamases se empeñan en continuar una lucha sin cuartel. Vemos a un ejército derrotado, no sólo ante el enemigo, sino ante sus propios camaradas. Los ojos de un inocente como Walter no pueden creer las atrocidades que ocurren en el frente y tras él, pero su instinto de supervivencia le hacen mirar hacia otro lado, callarse para no cambiar de bando, para no pasar de verdugo a víctima. Y es que esa es la realidad en el soldado/hombre de a pie. La propia supervivencia sobre la del otro. Un instinto que, a pesar de ser intrínseco en el ser humano, en los jóvenes alemanes educados en el régimen es aún más acuciante: callar, no romper las normas, no desobedecer órdenes.

El sentimiento que predomina en el libro es la depresión, la resignación, el continuar adelante arrastrando los pies, en el que no hay un atisbo de luz, alegría o esperanza. Un buen reflejo de la realidad de esa época en Alemania o de cualquier otro país arrasado por la guerra, la barbarie o la injusticia.


sábado, 16 de junio de 2018

"La bruja" de Camilla Lackberg

La desaparición de Linnea, una niña de cuatro años, de una granja en las afueras de Fjällbacka, despierta trágicos recuerdos.
A través de tres líneas temporales, —el presente, un caso sin resolver de hace treinta años, y el relato del siglo XVII —, y cuatro tramas conectadas entre ellas, Camilla ha conseguido componer su novela más ambiciosa hasta la fecha y que si comienzas a leer no podrás parar hasta el final.


Décima entrega de la serie protagonizada por Erica Falck y Patrik Hedstrom, no me ha decepcionado, al contrario me ha enamorado completamente.

Si en anteriores entregas, las historias mezclaban el presente con un pasado relativamente cercano, en este caso son tres las líneas temporales: el presente, pasado relativamente reciente y pasado lejano:
  • el presente, con la desaparición de la pequeña Linnea
  • el pasado reciente, con la desaparición de la pequeña Stella, con claras similitudes entre los dos casos
  • el pasado lejano, con la historia de una viuda del siglo XVII que es acogida por compromiso en casa de su hermanastra, en la época de la caza de brujas.
Pero es que además de las distintas tramas temporales, hay también distintas tramas en la época actual:
  • la investigación del caso con su correspondiente vuelta al pasado, como ya nos tiene acostumbrados la autora
  • la siempre presente trama personal de los protagonistas y su familia, aunque con menor protagonismo, lo que se agradece. Desde mi punto de vista, en alguno de los anteriores libros predominaba demasiado el drama personal. 
  • el rechazo al diferente, al que no se amolda al estereotipo, ya sea por razones de sexo, orientación social, ideas, etc.
  • la xenofobia, en este caso contra refugiados sirios, en un tema de muy candente actualidad.
Todo esto está desarrollado en las 680 páginas de este libro de una forma intensa, detallada pero sin aburrir, aunque reconozco que al principio me perdía con tanto nombre, pero la autora consigue crear una ambientación con tensión permanente que te atrapa hasta la última página. 

Me ha convencido de tal forma que estoy por opinar que es uno de los libros que más me han gustado de la serie.

viernes, 8 de junio de 2018

"Peta Z: no mezclar con refresco de cola" de Varios Autores

Solo hacen falta once bastardos para destruir tu infancia.

Terror, aventuras, misterio, humor, crítica social y sobre todo mucha mala leche. Once relatos en los que los dibujos de nuestra más tierna infancia se mezclan con muertos vivientes.

Nunca has leído nada igual. Tal vez no quieras volver a leer nada después de esto.

Con relatos de Víctor Blázquez, Ignacio Cid Hermoso, Daniel P. Espinosa, Ángel Luis Sucasas, Miguel Aguerralde, Darío Vilas, Juan Miguel Fernández, Manuel Martín, Alejandro Castroguer, Javier Cosnava y Vanessa Benítez Jaime.

Incluye:

Battle Royale (Victor Blázquez).

Cuando lo que de amoroso tiene el oso no resulta nada hermoso (Ignacio Cid Hermoso).

Z de Mazinger (Daniel P. Espinosa).

Cama para doz (Ángel Luis Sucasas).

La maleta (Miguel Aguerralde).

¿Qué haces comiéndote a la lisiada? (Darío Vilas).

El abismo insondable (Juan Miguel Fernández).

Mi mono y yo (Manuel Martín).

La sima (Alejandro Castroguer).

Banner y Flappy contra la Bruja Avería Z (Javier Cosnava).

La buena, el ladrón y el malo (Vanessa Benítez Jaime).


Todos los que vivimos nuestra infancia en los años 80 recordamos series como Mazinger Z, Marco, Heidi, o ya en los 90 Campeones (con el odioso Oliver Aton). Pues este libro les da una vuelta de tuerca, añadiéndoles zombies en una forma u otra. 

Una idea surgida, según los propios autores, una noche tras una feria de libros en la mesa de un bar. Ya os podéis imaginar lo que pudo salir de ahí. Una lectura surrealista, divertida, entretenida, pero que cambiará para siempre tus recuerdos de infancia. 

No os descubro qué serie es desestructurada en cada relato, para que podáis disfrutar con la sorpresa inicial y degustéis ese humor negro macerado con vísceras y sangre.