Buscar este blog

viernes, 27 de mayo de 2016

"Ardashir, rey de Persia" de Olalla García

Ardashir fue el gran rey de Persia que reunificó el imperio en el 224 d.C. tras décadas de decadencia. Fundó la dinastía sasánida, que se mantuvo en el poder hasta el siglo VII, cuando los árabes se adueñaron del país. Aunque en Occidente no es muy conocido, en el mundo musulmán es un personaje legendario, al que se sigue citando como ejemplo de inteligencia y habilidad.

Nuestra novela cuenta la historia del joven Abursam y sus aventuras al servicio de su señor Ardashir en su camino hacia el trono. Amores, intrigas, peligros y batallas desfilan por estas páginas, al tiempo que nos sumergimos en el refinado y éxotico mundo de la Persia zoroástrica.

El protagonista es Abursam, un muchacho predestinado a consagrarse a los deberes religiosos de la casta sacerdotal. Mas un encuentro inopinado trastocará su vida para siempre, arrastrándolo al servicio del joven aristócrata Ardashir y, junto con él, a los peligros imprevisibles de la vida palaciega. Su prestigio en la corte se ve progresivamente consolidado gracias a su habilidad y a los éxitos sucesivos de su señor y protector, que, al final del libro, conseguirá coronarse rey de Persia. Pero su posición le granjea también ataques despiadados por parte de enemigos poderosos. Y, sobre todo, le obliga a pagar un precio elevado en su vida personal y, en ocasiones a sacrificar a las mujeres a las que más ama.


Cuenta la historia de como Ardashir se convirtió en el rey que unificó Persia bajo su mando, pero a través de los ojos de Abursam, que entró a su servicio de muy joven y se convirtió rápidamente en un consejero de confianza del rey.

Con Abursam, la autora nos explica las costumbres y creencias del pueblo persa, las luchas entre reyes e internas. Como en cualquier cultura ajena a la nuestra, hay costumbres de este pueblo que pueden sorprender; pero la que se lleva la palma es que valoran el matrimonio entre hermanos o padre con hija o madre con hijo. Y no un matrimonio simbólico, sino uno real con hijos y todo. Y luego decimos de la endogamia de ciertas dinastías reales europeas.

En resumen, el libro me ha gustado, está muy bien escrito y los detalles sobre la vida y costumbres de aquella época están muy bien descritos (para una profana como yo) y sin que resulte pesado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario