Buscar este blog

domingo, 16 de octubre de 2016

"La modista de Dover Street" de Mary Chamberlain

Londres, 1939. Ada Vaughan es una joven y ambiciosa costurera cuyo gran sueño es abrir, algún día, su propia boutique y convertirse en una aclamada modista. Cuando se enamora de Stanislaus von Lieben, un seductor aristócrata húngaro, cree posible hacer realidad sus sueños. Juntos viajan a París, pero el inminente estallido de la segunda guerra mundial trunca todos sus planes… Perdida y sola en un país extranjero, Ada ha quedado atrapada por la guerra, y deberá hacer todo lo que esté en sus manos para sobrevivir. En medio del horror, el don de Ada para crear belleza y glamour es lo único que la mantiene con vida, y pasará sus días confeccionando elegantes vestidos para las mujeres de los dirigentes de las SS. Cosió para salvarse, para seguir adelante sin mirar atrás. Pero cuando pensaba que todo había terminado tuvo que enfrentarse al fin a la verdad: nunca podría recuperar lo que había perdido en el camino.

La modista de Dover Street nos descubre a una heroína inolvidable, Ada Vaughan, una mujer enfrentada a su destino que deberá sacrificar su corazón para salvar su vida.


Un libro con un final extraño, inesperado, pero que le da ese toque especial que lo hace diferente.

El libro comienza con una joven costurera, soñadora, ambiciosa, que tras enamorarse de un guapo desconocido se va con él, abandonando su hogar en Londres por una vida de aventura en París. Cambiad Londres por Madrid y París por Tanger y tenemos el principio de "El tiempo entre costuras" de María Dueñas.

Pero hasta ahí el parecido. Si en el libro de la autora española la protagonista de un limón hacía limonada y supo/pudo remontar su vida y lograr el éxito, en este libro la joven Ada "sale de Guatemala para entrar en Guatepeor".

A través de sus ojos vemos la ocupación alemana, los trabajos forzados a los que sometían a los prisioneros, la postguerra tanto en Alemania como en Inglaterra. la misoginia e incomprensión de un mundo gobernado por hombres ajenos a la miseria de la guerra en territorio ocupado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario