Buscar este blog

miércoles, 7 de octubre de 2015

"Gokumon-to" de Seishi Yokomizo

Subtitulado: La Isla de las Puertas del Infierno

Japón, 1946. El país acaba de perder la guerra y todavía no ha empezado a recuperarse. En los lugares más recónditos el progreso apenas ha llegado y las gentes siguen ancladas en las costumbres y tradiciones de sus antepasados. Los hombres que vuelven del frente se encuentran con la difícil tarea de retomar sus vidas con el recuerdo imperecedero de los compañeros que no han podido regresar. «Te pido que vayas a la isla de Gokumon en mi lugar… Si no, matarán a mis hermanas…». Estas son las últimas palabras que Chimata dirige a su amigo y camarada de guerra, Kindaichi Kōsuke, antes de fallecer. Movido por la obligación moral, este viajará hasta Gokumon-tō, literalmente, la Isla de las Puertas del Infierno, un pequeño islote poblado por descendientes de piratas, situado en medio del mar Interior de Seto. Allí se encontrará con una comunidad cerrada y recelosa del forastero, en la que se están produciendo una serie de horribles asesinatos planeados a sangre fría, que escapan a la razón. Comienza así un soberbio thriller protagonizado por uno de los más queridos y recordados detectives de Japón, un héroe que bajo su excéntrica apariencia, oculta unas prodigiosas dotes deductivas de las que tendrá que hacer uso para encajar las piezas de un puzzle en el que se entremezclan secretos del pasado, luchas por el poder y haiku clásicos.


Sencillamente, un libro muy bueno. Me ha encantado.

De lectura fácil, pausada pero sin llegar a aburrir en ningún momento. Un thriller, más bien novela negra, que bebe de las clásicas novelas de detectives, pero ambientada en Japón. Un Japón recién salido de la guerra, con un ambiente dominado por las tradiciones pasadas, el sentido del honor y el deber.

El protagonista, un detective privado recién licenciado del ejército, ve como el cumplimiento del último deseo de un compañero muerto en la guerra le coloca en medio de un enredo de familias, lealtades enfrentadas y un arcaico sentido del honor que en occidente no alcanzamos a comprender del todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario