Buscar este blog

viernes, 30 de octubre de 2015

"El olivo que no ardió en Salónica" de Manuel Mira

La historia épica de la saga de sefardíes españoles que sobrevivió a seis guerras y construyó el imperio Danone. 

Comienza el siglo de las guerras infinitas. Turquía contra Italia. Las naciones balcánicas contra el Imperio Otomano. Dos guerras mundiales. La Guerra Civil española. En medio de la desolación, un judío español de Salónica busca el elixir de la vida: el jaurt. Lo encuentra en una lejana región de Bulgaria. Con su secreto bien guardado y las maletas llenas de miedo, Isaac Carasso y su familia emprenden un titánico viaje desde la «Jerusalén sefardí» hasta el barrio del Raval, en Barcelona, donde logran fabricar un yogur de propiedades medicinales. Proseguirán su gesta en París y Madrid, y más tarde, perseguidos por los nazis, en el exilio de Cuba y Nueva York, hasta levantar uno de los más grandes imperios empresariales de nuestro tiempo. 

Épica, apasionada y honesta, con un matiz de cautivadora melancolía, El olivo que no ardió en Salónica es un deslumbrante relato sobre la infinita capacidad de soñar y de sufrir del ser humano. Apoyándose en una vastísima base documental, Manuel Mira Candel desciende al infierno de la Europa en llamas de la primera mitad del siglo XX para alumbrar los enigmáticos orígenes de la familia Carasso, sus huellas en España y Francia, y abordar temas que trascienden su propia historia: la tragedia nacionalista en el viejo continente, la palpitante nostalgia en el corazón de la memoria y el anhelo por una tierra que sigue sin reparar el daño causado a los españoles sin patria.

Por increíble que me parezca, con las ganas con que compré este libro, que me pareció tenía una sinopsis muy interesante, me ha costado leerlo. No se si no era el momento, o qué, pero lo empecé en agosto y lo dejé a la mitad, Y ahora lo he terminado a duras penas (cuando se me atraviesa un libro, es difícil que luego lo coja con gusto). Es de las pocas veces que leo algo y no me entero de lo que leo.

No puedo darle mala nota, porque está bien escrito, pero tampoco una buena porque no lo he disfrutado. Creo que me empeñé en leerlo cuando no era el momento y ahí la fastidié.

No hay comentarios:

Publicar un comentario